"Mucha Magia y Mucha Suerte Tienen Los Niños Que Consiguen Ser niños..." Eduardo Galeano

martes, 29 de diciembre de 2009

Los Reyes Magos. Un Relato Para Ayudar a Explicar la Verdad

Me apetecía mucho escribir sobre la navidad, sobre su significado, sobre Papá Noel y los reyes magos… Pero no puedo evitar estar de bajón… Lo dejaremos por tanto, para otra ocasión.

Por cierto, respecto al tema de los reyes magos, papá Noel, el ratoncito Pérez,... un profesor de filosofía que tuve en el instituto recomendaba, que la ilusión de los niños ha de mantenerse el mayor tiempo posible…

Aquí os dejo, como os comento, un relato para que os ayude a explicar a vuestro hijo la verdad sobre los Reyes Magos:

- Papá, ¿por qué solo tengo dos regalos?

- No entiendo.

Decía Alberto a sus padres, enfadado y gritando.

- No es justo que a mí sólo me hayan traído dos regalos los Reyes Magos y a casi todos los de mi clase un montón de ellos.

Javier y Rocío, que así se llamaban los padres de Alberto, se miraban de reojo y aunque le dolían las palabras de su hijo, no dejaban de sonreírle y de abrazarle.

- Alberto, (dijo su madre) ¿tú sabes qué regalo le dejaron los Reyes Magos a Jesús en Belén al año siguiente?

Aquella pregunta le hizo calmarse a Alberto, pero sólo por la sorpresa que le produjo, y sobre todo, porque nunca se había imaginado esa situación.

- Ni en casa, ni en el colegio, ni en la catequesis, ni en la tele le habían contado qué había sucedido los años siguientes. ¿Qué regalos le habían hecho a Jesús?
Alberto tuvo que reconocer que no sabía la respuesta, y eso que él casi siempre sabía todo, o al menos eso decían sus padres muy orgullosos.

El papá de Javier le empezó a explicar que los Reyes Magos no volvieron a visitar a Jesús, María y José nunca más, pues su misión fue la de ir a decirle lo muy felices que eran porque él, el Hijo de Dios, había venido al mundo para estar con los hombres. Habían ido a ADORARLO.

- Pero le llevaron regalos, ¿no? (preguntó Alberto).

- Claro hijo mío. Pero lo importante no era el regalo, sino la alegría que tenían y que lo adoraban pues mirándole a él, veían a Dios.

- Cuando un niño nace, no vienen los Reyes Magos a su cuna como sucedió con Jesús, pero sus papás, en nombre de los tres Reyes Magos, se quedan mirando a su niño y hacen como los Reyes Magos; se llenan de alegría, lo besan, lo adoran y le hacen regalos.

- Eso me gusta, (dijo Alberto), ¿y vosotros hicisteis lo mismo conmigo?

- Puedes estar bien seguro. Y no sólo el día que naciste, sino que todos los años lo hacemos en la fecha de los Reyes Magos, cuando duermes en tu cama. Te besamos, te abrazamos, te adoramos, te dejamos regalos, e incluso se nos caen algunas lágrimas.

Alberto acababa de escuchar algo que le parecía precioso pero que no sabía si lo había entendido bien.

- ¿Entonces, vosotros sois como los Reyes Magos que ADORARON a Jesús en Belén?

- Todos los padres del mundo, esa noche mágica de los Reyes Magos, dejan de ser papás durante unos minutos y hacen de Reyes Magos para decirles a su hijos que los quieren y ven el amor de Dios a través de sus ojos.

- ¿Y yo podría ser Rey Mago para vosotros y para otras personas esa noche también?

- Claro que sí. Sólo hacía falta que crecieras, y lo acabas de hacer. Los Reyes Magos no piensan en ellos, sino en la persona que aman y adoran.

- El problema es que un Rey Mago no puede ser egoísta porque su alegría es regalarse a los demás.

- ¡Yo quiero ser Rey Mago!. ¡Yo quiero ser Rey Mago!, (gritaba Alberto).

-Tú seguirás recibiendo tus regalos, porque los papás te quieren y te adoran, seguirás siendo como el niño Jesús, pero a la vez podrás ser Rey Mago para los que tú quieras.

Alberto estaba dichoso. Miraba sus regalos con otros ojos y abrazaba a sus padres dándoles las gracias por ellos y por lo mucho que le querían.


Texto enviado por Melchor, Rey Mago de Vitoria (España), ganador del concurso ¿Quiénes son en realidad los Reyes Magos? Organizado por: Solo Hijos.

Puedes leer a los tres relatos finalistas:

3 comentarios:

Don dijo...

Hola

Te invito a que añadas tu sitio a un directorio de enlaces, te esperamos en www.dondirectorio.com (pr4)
Saludos

Lydia dijo...

Me ha gustado mucho.

lainmortalidadelcangrejo dijo...

Precioso relato!